• 26Sep’ 14

    Autor: Daniel Martí­nez

    Fuente: El Dinamo, 26 Septiembre 2014

    Moción de Giorgio Jackson y Vlado Mirósevic vivirá sus días clave la próxima semana, cuando se comience a discutir el articulado de la reforma al sistema binominal. Los votos de la Democracia Cristiana podrían ser cruciales.

    Esta semana, La Moneda inició una serie de conversaciones para presentar un conjunto de proyectos de ley que buscarán realizar reformas al sistema político, incluyendo el financiamiento de los partidos políticos y de las campañas electorales.

    La decisión del Ejecutivo buscaría “desvincular” una indicación presentada por los diputados Giorgio Jackson (RD) y Vlado Mirósevic (PL) -aprobada a última hora en la votación en la Cámara de Diputados hace unas semanas- de la discusión que busca poner fin al sistema binominal en el Senado, y que desde el lunes cumple en nuevo trámite legislativo en la comisión de Constitución.

    La indicación de los parlamentarios -hoy parte del proyecto- prohibe la donación de empresas a las campañas políticas y eliminar la figura de los aportes reservados, un planteamiento que no gusta a muchos al interior del Congreso y que podría retrasar o poner en peligro la aprobación de parte del articulado de la reforma en la Cámara Alta.

    En esa línea, la ministra de la Secretaría General de la Presidencia, Ximena Rincón, explicó a Jackson y Mirósevic que el Gobierno “no se iba a meter” en la discusión en el Senado y que ésta debía avanzar naturalmente, aunque se comprometió a enviar antes de fin de año los proyectos que reformarían el sistema político, de manera paralela. Esto último fue parte del protocolo firmado entre el Ejecutivo y los diputados independientes para que se aseguraran los votos al binominal en la Cámara Baja.

    La estrategia, cuestionan algunos, sería destrabar eventuales conflictos en la votación que sepultaría el sistema binominal en el Senado, debido al rechazo que genera en gran parte del hemiciclo. “Hacer eso no sería razonable”, criticó Jackson.

    “Aunque el Ejecutivo diga que lo van a presentar como un proyecto por separado, eso no significa que exista una razón para rechazar el artículo que introdujimos como indicación con Vlado”, explica del diputado de Revolución Democrática, recordando al mismo tiempo que la indicación va en el sentido del programa de la Presidenta Michelle Bachelet por lo que “todos los parlamentarios debieran votarla favorablemente”.

    Asimismo, el diputado Mirósevic dijo que “es importante que se apruebe ahora por el sentido de oportunidad del debate, ya que después serán otros tiempos”. “Hoy el Senado tiene la pelota de su lado y necesitamos que lo aprueben ahora”, explicó.

    El debate en la comisión de Constitución se retomará el lunes, donde se analizará el articulado del proyecto, momento clave para el futuro y viabilidad de la indicación que pone fin a los aportes reservados. “Si se llega a presentar por separado, es decir, un proyecto en paralelo a la indicación que nosotros presentamos, yo exigiría que se vote antes de la reforma al binominal” como una forma de asegurarlo, aseguró Jackson.

    Los apoyos y rechazos
    Al interior del Senado, la indicación de los diputados Jackson y Mirósevic encontró respaldo en los senadores independientes Alejandro Guillier, Pedro Araya, Carlos Bianchi y Antonio Horvath, además de parte importante de la Nueva Mayoría, que se ha mostrado a favor de aprobar la iniciativa.

    El senador PS Alfonso de Urresti aseguró que votará a favor e insistió en la necesidad de “mejorar otros aspectos”, como el darle una mayor importancia a la equidad territorial, no entregarle una mayor sobrerepresentatividad a Santiago y potenciar la participación de los pueblos indígenas en el Parlamento, dentro de los cambios que se discuten estos días en la Cámara Alta.

    Sin embargo, es en la DC donde aún no han definido una postura respecto a cómo votarán ese artículo ya que no se ha discutido en la bancada, según explicó el senador Jorge Pizarro. Su par Patricio Walker aseguró que, personalmente, está abierto a las dos fórmulas -proyecto en paralelo o aprobar indicación de Jackson-Mirósevic-, aunque es algo que definirán en los próximos días.

    En la Alianza, en tanto, se han mostrado mayoritariamente en contra de la eliminación de los aportes reservados.

    Para aprobar la iniciativa en el Senado se necesitan 23 votos, de un total de 38 legisladores. Hasta ahora, entre la Nueva Mayoría y los senadores independientes, la iniciativa contaría con 24 votos solo si es que se pliega en su conjunto la DC. De lo contrario, el fin de los aportes reservados y mayor transparencia en las campañas solo podrá ver la luz si se aprueba un proyecto paralelo presentado desde La Moneda.

     

    Comentarios