• 27Feb’ 14

    27 Febrero 2014

    Pulso p. 27 Actualidad & Política

     

    -El futuro parlamentario sostiene que si a la administración de Bachelet le va mal, es una mala noticia para el país.

     

    -Mirosevic explica que la bancada independiente actuará como bloque o de forma individual cada vez que sea necesario.

    EN 2007 fundó ChilePrimero junto a Fernando Flores, que cuatro años después se convirtió en el Partido Liberal tras perder su legalidad en el Servel. Hoy, Vlado Mirosevic (26) es el presidente de la colectividad y asumirá como diputado por el distrito 1 de Arica y Parinacota el 11 de marzo. El futuro parlamentario asegura que su triunfo no fue fácil, dado que enfrentó a partidos tradicionales.

     

    En esta entrevista, Mirosevic aborda las repercusiones del fallo de La Haya, en su calidad de parlamentaria electo por Arica, el futuro de los ex dirigentes estudiantiles en el Parlamento y cómo será el gobierno de Michelle Bachelet.

     

    ¿Cómo cree que le irá al gobierno de Michelle Bachelet?

     

    -Espero que le vaya bien, porque hay hartas expectativas. Creo que si le va mal es una mala noticia para el país y una mala noticia para la política, porque hay mucha esperanza centrada en ella. Espero, y estoy seguro, que para que le vaya bien tiene que gobernar básicamente con su liderazgo, no tanto respaldarse en los partidos.

     

    ¿Cuál debe ser el rol de los partidos en la futura administración?

     

    -Los partidos son necesarios, pero la gente votó por Bachelet a pesar de la Nueva Mayoría, entonces creo que la Presidenta tiene que defender su liderazgo ciudadano que le dio la mayoría de los chilenos y esperamos que lo ejerza con fuerza y con autonomía y con decisión respecto a los partidos. Ojalá que este no sea un nuevo gobierno donde los partidos sean todopoderosos.

     

    ¿Cuál será su rol en el Congreso?

     

    -Representar a las zonas extremas como primera fuerza, como la necesidad que tiene Chile de establecer una política de Estado hacia los sectores fronterizos que están abandonados. Lo segundo sería una batalla contra el centralismo, porque Chile es el país más centralista de América Latina.

     

    ¿Cómo acordaron con la Nueva Mayoría los cupos de las comisiones en el Parlamento?

     

    -Queríamos participar en las comisiones de segundo orden. Le pedimos un espacio a la Nueva Mayoría, pero como un tema administrativo, por si llegaba a existir pluralismo. Esto jamás significó un compromiso para apoyar algunos de sus proyectos. Usted estará en la comisión de Gobierno Interior y Regionalización.

     

    ¿Cuáles serán los proyectos legislativos que apoyará?

     

    -Lo primero es la ley de elección democrática de intendentes, que está dentro de los compromisos de la Presidenta. Espero que cumpla y la mande al Congreso. A este proyecto se suma la ley de puertos. El objetivo es que un porcentaje de las utilidades de las empresas públicas portuarias se queden en la ciudad, para mejorar sus necesidades. Junto a Gabriel Boric, Giorgio Jackson y Alejandra Sepúlveda formará parte de la bancada independiente.

     

    ¿Actuarán como bloque?

     

    -Nuestra bancada no significa una unidad política, vamos actuar en la medida que podamos como bloque y sino de forma individual. Cada uno tiene derecho de votar como quiera en cada proyecto de ley y eso es lo más importante. Se valora la diversidad y la libertad. Al asumir en el Congreso lo hará como independiente, sin embargo, en la actualidad es el presidente del Partido Liberal.

     

    ¿Se siente más cerca a la Alianza o a la Nueva Mayoría?

     

    -A ninguna de las dos.

     

    Hemos dicho con claridad que lo nuestro es un liberalismo progresista a favor de los cambios. Vamos a impulsar diversas reformas en el Congreso, como una nueva estructura tributaria; una nueva Constitución y la reforma educativa.

     

    Tampoco defenderemos el statu quo. Su bancada la conforman ex dirigentes estudiantiles, que durante este último tiempo fueron los protagonistas de las duras críticas en contra del programa de Bachelet y de las designaciones que hizo la mandataria.

     

    ¿Le parece correcta la actitud que han tomado?

     

    -Es necesaria y legítima la crítica, porque siempre es bueno que los parlamentarios estemos en una actitud de fiscalización. Además, ellos fueron dirigentes estudiantiles, dieron una tremenda pelea por la educación y hoy están en el Congreso. Es lógico que resguarden ese interés. Fue una crítica necesaria y la Presidenta la escuchó. Valentina Quiroga entró en reemplazo de Claudia Peirano como subsecretaria de Educación, tras duros cuestionamientos de ex dirigentes estudiantiles. Quiroga es más cercana justamente a estas figuras

     

    ¿Será un buen indicio para que la educación mejore notablemente?

     

    -Es un buen indicio para cumplir con el espíritu del programa que prometieron. Tienen ganas de cumplir lo que propusieron. Me parece que (Valentina) Quiroga es mejor que (Claudia) Peirano y lo celebro.

     

    -Aparentemente no después de las declaraciones de Ollanta Humala. A diferencia de nosotros, ellos no reconocen el término de las diferencias limítrofes. Con el fallo se suponía que los temas pendientes se iban a zanjar. Es una muy mala noticia para Chile y a su vez, muestra la falta de seriedad que tuvo el Estado peruano. Finalmente, lo único que quieren es arrinconarnos. ¿Qué le parece la defensa que tuvo Chile?

     

    -Estuvo bien, pero lo que me ha parecido mal es la política exterior chilena, que ha sido muy retraída y con poca iniciativa. Chile ha tomado poco liderazgo regional. Ni la política y tampoco la diplomacia han primado para resolver estos temas. ¿El fallo clarifica que el triángulo terrestre es chileno?

     

    -La Corte de La Haya declaró que el triangulo terrestre es chileno al reconocer como límite el Hito 1 y desconocer el invento peruano del Punto de la Concordia. Este invento lo hicieron para justificar la demanda de La Haya. Me decepciona la actitud del estado peruano.

     

    Pocos minutos antes de que se diera a conocer el fallo, usted se dirigió a una caleta de pescadores en Arica. Allí no fue muy bien recibido. Lo amenazaron y le pidieron que se retirara. ¿A qué cree que se debe esta reacción? -Fui invitado por un sindicato, como nuevo parlamentario.

     

    Los pescadores le tienen un tremendo resentimiento a los parlamentarios en ejercicio. Ellos dicen que nunca los han apoyado. Ahora esos sentimientos se exaltan más tras el resultado de La Haya, y fue por eso que reaccionaron así.

    Pulso-Entrevista Vlado_27 febrero

    Comentarios