• 09Feb’ 14

    vlado-mirosevic-A89 Febrero 2014
    El Mercurio Cuerpo D p. 3

    El viernes, el Presidente peruano Ollanta Humala encabezó la XI sesión del Consejo de Ministros Descentralizado en Locumba, una localidad ubicada a 95 kilómetros de Tacna. Es la primera vez que se hace esta reunión en esa zona del país y tiene un significado especial debido al reciente fallo de La Haya entre Chile y Perú.

    La molestia de los tacneños, que no consideran como una ganancia lo dictado por la Corte Internacional de Justicia, ha sido uno de los focos en los que Humala ha tenido que poner especial atención. Es por eso que al finalizar la sesión de trabajo, el Presidente peruano comprometió 2 mil millones de soles (cerca de $400 mil millones de pesos o US$ 800 millones de dólares) para proyectos como una nueva carretera entre Bolivia y Perú y la reposición del ferrocarril Arica-Tacna.

    Justamente, en la capital de la Región de Arica y Parinacota existe preocupación por este fuerte estímulo. La Corporación de Desarrollo de Arica y Parinacota (Cordap) publicó una inserción el jueves en “El Mercurio” en la que, en ocho puntos, demanda que exista una “política de Estado que lleve a la región a un nivel de desarrollo igual al resto de Chile”, un programa de inversiones públicas como, por ejemplo, un nuevo puerto, embalses y el desarrollo del borde costero, como además, la visita a la región del Presidente Sebastián Piñera y su sucesora, Michelle Bachelet. Esto, a pesar de que el ministro de Economía, Félix de Vicente, anunció que a fines de 2016 estaría listo un puerto pesquero artesanal en Arica, como también el Gobierno ha impulsado un plan de desarrollo regional para la región.

    Edward Gallardo, presidente de la Corporación, explica que “nosotros nos reunimos con los dos parlamentarios electos y les planteamos este tema, después de las elecciones. Lo que queremos obtener es una política de Estado que vaya más allá de la Ley de Zonas Extremas aprobada en 2010”.

    Vlado Mirosevic (PL) y Luis Rocafull (PS) coinciden en estas demandas y han conversado para hacer un “frente unitario” con los senadores de la zona, Fulvio Rossi (PS) y Jaime Orpis (UDI), para plantear estas demandas al gobierno central en un petitorio común. También esperan influir desde las respectivas comisiones de Zonas Extremas del Congreso.

    “Si bien la agenda no cambió post Haya, hay un elemento nuevo, que es la inversión de Perú en Tacna. Si en Chile no nos ponemos las pilas, nos van a borrar completamente del mapa”, argumenta Mirosevic. Su par en la Cámara coincide: “Hay que revalorizar la importancia de Arica, y es la oportunidad para estrechar los vínculos. Necesitamos una integración real y completa”.

    Comentarios